Consejos para mantener tu cepillo de dientes limpio

Cepillarnos los dientes varias veces al día es uno de los mejores hábitos que podemos tener, pero para conseguir una correcta higiene dental, tenemos que hacerlo con un cepillo de dientes limpio y libre de bacterias.
Aquí os dejamos unos consejos para que podáis lograrlo:

1- Cambia tu cepillo regularmente, lo recomendado es hacerlo cada tres meses.
2- Lávate las manos antes del cepillado. En nuestras manos se acumulan millones de bacterias que trasladamos al manipular el cepillo y lo contaminan.
3- Dónde guardamos nuestro cepillo es muy importante. Muchas familias utilizan un vaso común donde colocan todos los cepillos, no debería de haber ningún problema siempre y cuando éstos no se toque entre sí para evitar la transmisión de bacterias. Lo más idóneo sería que cada uno lo guardara por separado.
4- No tapes el cepillo de dientes. Las tapas que vienen con muchos cepillos pueden llegar a ser contraproducentes ya que acumulan humedad y evitan que el cepillo se airee. Solo es aconsejable usarlas si tienen aberturas y están ventiladas permitiendo que el aire circule.
5- Tápalo siempre que vayas de viaje. Ahora si te recomendamos que guardes bien tu cepillo en una bolsa especial ya que dejarlo sin protección en el neceser puede hacer que se llene de suciedad y bacterias.
6- Limpia bien tu cepillo con agua después de cada uso. Lavar el cepillo con agua tibia o caliente es la mejor manera de limpiarlo para eliminar todo resto de pasta dental o suciedad recogida. Después de ello, déjalo en posición vertical para que se seque.
7- Si has caído enfermo, cambia tu cepillo cuando te recuperes. Muchas veces no pensamos en la importancia que tiene este gesto pero cuando nos recuperamos de una gripe o cualquier otra enfermedad, el cepillo usado durante esos días de convalecencia, puede guardar bacterias que nos pueden llegar a hacer que recaigamos.
8- No compartas tu cepillo. Es algo muy obvio pero hay quienes lo hacen. El cepillo de dientes es algo muy personal que puede llegar a transmitir enfermedades bucodentales.

¡Desde Beydent esperamos que os hayan resultado útiles estos consejos!